Estudio de los parámetros biomecánicos y funcionales para el desarrollo de un sistema específico de Prevención Laboral Activa

La ergonomía forestal es una definición de comodidad, eficiencia, productividad y adecuación de herramientas necesarias para la extinción dependiente del que usa la herramienta, es decir, el especialista. Por lo tanto, podemos afirmar que las limitaciones ergonómicas vendrán determinadas en gran medida por el trabajador. Desde esta perspectiva de la preparación del especialista nace la prevención laboral activa. La prevención laboral activa se centra en un correcto diagnóstico y tratamiento preventivo de las actividades laborales, para evitar las enfermedades laborales y los accidentes de trabajo. Las repeticiones continuas de los gestos de trabajo, sumado a las cargas, crean desequilibrios musculares que requieren de intervenciones preventivas para reducir el riesgo de lesión. Para ello hemos realizado un extenso estudio electromiográfico, ecográfico y sobre la condición física que pretendemos que sirva de visión general y base en los profesionales en extinción de incendios forestales. Aparte desarrollaremos un boceto de trabajo previo y activo que cada individuo ha de realizar con el fin de eliminar, reducir o aminorar los riesgos a los que está expuesto en el desempeño de su labor. La ergonomía activa, por tanto, basada en la capacidades de control motor a nivel técnico y las capacidades individuales relacionadas con el límite de tolerancia a la fatiga, a nivel de condición de base.

Para prevenir, entre otros aspectos a trabajar, se debe utilizar repetición consciente, con el objeto de mejorar los mecanismos de respuesta del organismo a acciones o gestos cotidianos que se realizan en el trabajo. En esta repetición consciente ha de incluirse la musculatura preventiva que es la gran olvidada no solo en el ámbito forestal sino incluso en la vida cotidiana.

Propondremos una visión específica para crear programas de prevención laboral activa que atienden, por un lado, a buscar un mayor rendimiento laboral, entendido como la “no perdida de capacidades” y unas mejores condiciones de salud por el no deterioro por sobrecarga en las etapas finales del trabajador, y por otro, a buscar la disminución de lesiones derivadas de la actividad laboral gracias a una preparación y acondicionamiento específico, desde la acción preventiva, es decir la prevención activa.